lunes, 21 de septiembre de 2015

La Maldita Minería…again (II y se acaba)


La Maldita Minería…again

Como decíamos ayer….
Hace 5 años, durante mi serie “La Maldita Minería” trataba yo específicamente el tema del Cianuro y escribía: “Resulta claro que es interés de la empresa operadora que no se pierda solución: es dinero antes de captar el oro y es todo el dinero cuando ya lo captó. Este es el mejor seguro contra la contaminación: va en contra del interés económico, y es a ése al que las empresas atienden. ¿Significa entonces que no puede producirse un derrame contaminante? Por supuesto que si puede. Los accidentes siempre son posibles”. Así que sucedió como si un pequeño dios de entrecasa dijese “hágase el derrame” y el derrame se hizo, efectivamente.
Porque repito lo que expresé en la entrada anterior: no existe actividad humana exenta del riesgo de accidentes. De lo que se trata siempre es de estudiar las posibilidades de que sucedan y de arbitrar los medios y protocolos para evitarlos, detectarlos si suceden pese a todo y combatirlos con la mayor prontitud y eficiencia. Y por supuesto sancionar a los responsables si existieron fallas, descuidos o impericia y hacer implementar las correcciones aconsejables en los protocolos, sistemas o equipos intervinientes.
¿Qué fue entonces lo que permitió el accidente ambiental del 13-9-2015 en Veladero? El asunto se encuentra en evaluación por parte del juez, los peritos y la autoridad minera provincial; describiremos los sucesos y arriesgaremos interpretaciones.
El accidente se inició con la malfunción de una válvula de alivio en la cañería de bombeo de la solución de cianuro al Valle de Lixiviación.
El juez habló tonteras (con perdón de su excelencia y sus peritos) sobre la válvula dando por seguro que tal elemento podría estar vencido, como si fuera una salchicha de Viena o algo así. En mi opinión pudo ser producto de congelamiento dadas las bajas temperaturas y temporales de nieve que azotaron la zona (aunque en rigor de verdad son algo usual por allá). En situaciones similares a mí se me han congelado (allá lejos y hace tiempo) bombas centrífugas multi etapa en pleno funcionamiento, cañerías de agua y hasta mecanismos de algunos equipos incluso bajo techo.
La válvula de alivio era pequeña (3” informan) y va colocada en la parte superior de la cañería (de 30” según informó el Secretario de Gestión Ambiental) a la intemperie y funciona con un pequeño flotante interior que bien pudo haberse atorado por congelamiento.
Otro factor interesante es que el sábado hubo como recordarán un fuerte sismo y al ver los informes del INPRES (Instituto Nacional de Prevención Sísmica) encontré que también hubo un sismo en San Juan a las 8:45 del Domingo, apenas algo más de una hora antes de que se detectara el aumento anormal de nivel en un canal! . Vean el informe.
Ya saben; cliquear sobre la imagen para verla más grande.
Este sismo no fue fuerte y el epicentro fue al Sur de Veladero, pero me llama la atención. Si no hubo fallas en el tiempo de uso anterior (nadie reporta que así haya sido) sospecho que entre el remesón del sábado, el del domingo y el fresquete se acumularon los causales.
Pero lo importante (y el Juez y sus peritos coinciden) no fue la falla de esa válvula.
La instalación cuenta con un sistema de desvío de potenciales derrames hacia una “pileta de contingencia” mediante el cierre de una esclusa. No me pregunten porque razón está esta esclusa y no es directo el envío del derrame a esa pileta, ( desde la que luego se bombean los derrames al valle de lixiviación y chau pinela).
No conozco la instalación y nadie lo explicó. Pero lo cierto es que aquí radicó el problema; esa esclusa estaba abierta y lo más grave es que por alguna razón no estaba operable. Es más, aparentemente ni siquiera estaba. Si se ve lo declarado en el informe “a las 11:45 OMF y Supervisor de Mantenimiento terminan de colocar la compuerta”. No “la cierran”, no “la destraban” sino que la colocan.
Demos vuelta la hoja y pasemos a un aspecto que es mucho mas importante y es qué pasó con la solución que llegó a los cursos de agua.
a- Caudal de derrame
Barrick estimó la pérdida en 224 m3 tomando en cuenta el lapso desde la detección de la anomalía hasta que se habilitó el desvío a la pileta de contingencia. Esto es 1:45 horas o bien 6360 segundos. Es decir que el caudal de solución expresado en litros/segundo fue 224*1000/ 6300= 35,5 l/seg.
b- Secuencia de desplazamiento. Caudal de los portadores
Según los informes la solución ingresó al arroyo Potrerillos y de acuerdo a la información hidrográfica que dispongo siguió al río Las Taguas, afluente del Río La Palca, que desagua en el Río Blanco, el cual desemboca en el Embalse del Dique Cuesta del Viento y éste desagua en el Río Jachal.
El caudal de esos cursos y el volumen del Embalse son (tomando valores razonables pues varían con la época y con el informador):
Potrerrillos 3 l/seg
Las Taguas 700 l/seg
La Palca 2000 l/seg
Río Blanco 5000 l/seg
Embalse Cuesta del Viento 140000 millones de litros (menos de 60 % del volumen colmado)
Río Jachal 7000 l/seg
c- La solución de Cianuro
La solución de Cianuro se prepara usualmente con un contenido de 1,5 gramos de Cianuro de Sodio por litro. Este mismo contenido es el informado por el secretario de Gestión Ambiental, M. Ghiglione. Esto correspondería a un contenido del ion Cianuro (CN-) de unos 0,8 gr/l.
Dicha solución contiene a más del Cianuro de Sodio Cal Hidratada en la cantidad necesaria para mantener su PH en 10,5 como mínimo. ¿Porqué esto? Pues porque el Cianuro se descompone velozmente cuando el PH es inferior a ese valor y más velozmente cuánto más bajo es el mismo.
d- Contenidos admisibles en agua potable
El Código Alimentario de nuestro país establece para el agua potable un contenido máximo admisible de Cianuro (CN-) de 0,10 mg/l (miligramos por litro es decir 0,1 partes por millón dicho de otra manera)
El Código EPA (Agencia de Protección Ambiental del Amo del Universo) establece ese máximo en 0,2 mg/l ( 0,2 partes por millón) de (CN-).
e- Efectos del PH de los cursos portadores del derrame
No conozco el PH del arroyo Potrerillos, pero sí el de uno muy cercano, que por atravesar las mismas formaciones minerales tiene seguramente condiciones asimilables. Ese arroyo es el Turbio, cuyo valor de PH se ubica entre 2 y 3, es decir es ácido (el PH neutro como sabemos es 7) ¡Cosas del Señor, nuestro Gran Contaminador!
El caudal del Potrerillos es muy inferior al de derrame (3 probables y 6 l/seg el valor máximo que mencionan las informaciones, contra 35 l/seg del derrame ) pero su acidez es pronunciada por lo que debe haber generado una rápida descomposición del Cianuro. Y efectivamente el día 15 el Diario de Cuyo informa “El secretario de Gestión Ambiental y Control Minero, Marcelo Ghiglione, dio a conocer los últimos estudios realizados en la zona afectada por el derrame de cianuro ocurrido en la mina Veladero. Aseguró que el río Las Taguas ya está limpio. Mientras que, en el río Potrerillos quedan entre 0,03 y 0,07 partes por millón de cianuro, lo que calificó como “mínimos vestigios” y “hay que tener en cuenta que en él la medición más alta fue de 5 partes por millón. Eso midió después del incidente”.
Y el Río Las Taguas tiene un PH de 8,4 según informan, con lo que contribuyó fuera de duda a la descomposición del Cianuro de Sodio y con mayor efectividad pues tiene menor acidez (aunque suficiente a esos efectos) pero un caudal muy superior.
f- Efecto de la dilución
Pese a todo lo dicho el riesgo producido no debe menospreciarse. He supuesto que el viaje hasta fluir al Río Blanco descompuso el 50 % del Cianuro de Sodio.
En ese supuesto el contenido remanente por dilución del derrame en caudales muy superiores resultaría así:
La Palca 6,9 mg/l
Río Blanco 2,8 mg/l
Puede verse que aunque son magnitudes bajísimas superan ampliamente la normativa.
Por suerte las primeras poblaciones, que están sobre el Río Blanco a más de 80 Km - Chinguillo, Malimán y Angualasto- son muy pequeñas, redondeando unos 600 habitantes pero tienen sistemas de provisión de agua potable independiente del río según informan.
Pero donde se produjo la reacción más fuerte fue en Jachal, donde hubo una preocupación rayana en el pánico. Leemos que un cura de Jachal, de apellido Cámpora (pero nada que ver con La Cámpora) declara que “sé de gente que se fue hasta el río a ver qué pasaba”. Al parecer esperaban ver el río rojo como cuando Dios les contaminó el Nilo a los Egipcios, vaya uno a saber.
Y resulta que aparte de no depender del río Jachal para la provisión de agua, entre el Río Blanco y el comienzo del Jachal está el embalse de Cuesta del Viento, como señalamos mas arriba.
Si ahora calculamos la dilución en el embalse, el agua de salida tendría algo así como 0,0000007 mg/l de (CN-). Si alguien no debía temer eran los Jacha..coso.
Y francamente puedo entender el cagazo de los Jacha..coso, pero el que ignoren que cuentan con una provisión segura de agua potable absolutamente ajena al río, eso es incalificable. O peor, es calificable.
Muchos recordarán la arenga del manifiesto de la Primer Internacional ¡Proletarios del mundo uníos! El socialismo al que llamaba ya dejó de existir (China es mas capitalista que EEUU, Corea del Norte es una monarquía hereditaria y Cuba, su último baluarte, contrajo matrimonio en estos días con El Amo del Universo, boda oficiada por el cura de moda)
Es hora de generar el nuevo movimiento; éste puede triunfar y los “noalamina” pueden con toda justicia ser su columna vertebral. He aquí la nueva consigna: ¡Pelotudos del mundo uníos!

PD: Por las dudas: A mí no me cuenten

2 comentarios:

Diego dijo...

Un interesante informe sobre el Río Jáchal hecho en 1943:
http://www.miningpress.com.ar/documento/1480/informe-el-rio-jachal-y-sus-aguas-salobres

68 y contando dijo...

Diego: Gracias.Confirma que El Gran Contaminador anda por esos ríos desde antes que Barrick (y mas eficientemente).